top of page

BECO DOS POETAS Nº 10 — 14/04/2022

Stella Gaspar, Sidnei Capella, José Juca, Rick Soares, Lucélia Santos e Paulo Brito. E como novidade, nosso mais novo colaborador: Breidy Lara Abreu.

Leia, Reflita, Comente!


Luiz Primati




OUTONO


por Paulo Brito

IG: @paulodebrito_

Mas certo é que desde que o mundo é mundo, mais certa que a existência das coisas é a própria arte do fim, numa tarde de outono.


Mas é certo que, desde que o mundo é mundo, as estrelas foram feitas para serem admiradas por amantes que estão cada vez mais distantes num espaço finito, geográfico e do tempo.


E é claro que tudo que há em mim carrega você, como cada célula carrega o DNA que me compõe, cada célula devidamente organizada em tecidos, órgãos e vida, tudo perfeitamente organizado e guardado nos teus braços.


Mas é certo que, desde que o mundo é mundo, eu te amei com todas as forças. E amo, e morro com todo esse amor que me afoga. E todas as noites, como quem tenta apartar-se da bebida, eu me afasto um pouco mais de você, a fim de vencer algum vício.


Esse, que fica impregnado em cada fio de cabelo meu, com teu cheiro e tuas marcas. Eu vou me afastando até te enxergar borrado, desconhecido. Inerte. Mas é claro que te amo, como se ama as tardes de outono.



O APARECIMENTO DO AMOR


por Stella Gaspar

IG: @stella_maria_gaspar

O amor tomou conta da dimensão

Poética da vida

Com a sua alegria

Despertando sentimentos adormecidos.

O amor nos motiva

Para que possamos saborear

As imagens e as fantasias inesquecíveis.


Tudo de melhor e especial

Com a sua competência o amor apareceu

Com o seu poder

Em transformar mundos desertos

Em um Paraíso.


Tudo começou e com o passar do tempo

Os sonhos se transformaram

Em poesias de felicidades

Recebendo a beleza

Perfumada de desejos

Sem distâncias de pensamentos

Com cheiros de Jasmim.


O coração sorrir

E o corpo fica leve

Então, o aparecimento do amor.

Nos deixa com meios

Para plantarmos as alegrias

De uma plantação de sonhos.





MULHER E O VINHO


por Sidnei Capella

IG: @capsidnei

Na tarde de outono tomando um vinho.

Na paz no sossego do seu momento…

Ela e a taça, trancadas no apartamento.

A força desencadeada do seu desatino…


Traz nos pensamentos o belo menino…

Dividindo na mesma taça o líquido vermelho.

Lesados e entorpecidos de frente do espelho,

Uma mão na taça outro no terno de linho.


Escutando o canto dos pássaros, cochilou…

acordou, o menino no espelho não voltou.

Garrafa vazia, tontura, só quer ser amada.


Os pingos da chuva ao telhado, no chão gotejou,

quebrou o espelho, outro vinho entornou…

Imaginou: “Antes só do que mal acompanhada.”




PLENITUDE SER SUBLIME


por José Juca

IG: @poema.tiz.ei_jose.juca

Mente em ebulição,

Sem energia acorda o dia!

A luz cintilante dorme ante a claridade acesa.

Deito afeição ao afável e cordial ser.

Gratidão infinda a atitude de ente de comenda…

De sua brandura lembranças conservo!

Sabedoria plena, conselhos vãos!

O ingênuo lépido a corte não ouviu…

Paixão em fogo assopra razão!

Mestre escala o caminho.

No afã do amor,

Despende a rota sem sabor.

Amargo é o prumo,

Íngreme é a caminhada…

Equilibra-se! Razão é rumo!

O sonho esfacela na paixão ultimada.

Gratidão infinda, amizade afincada,

Ente em dor, assenta a grama,

Terreno fértil, hora combalido,

Aduba-se solo estéril,

A esperança é tranca sem chave…

Porta aberta da passagem…

O sonho é a cura!

É fé que não se dissolve!

O amigo na mesa…

Plenitude ao ser sublime.




CHEIO DE MIM


por Rick Soares

IG: @rick.so.ares


Desde quando você se foi

Eu me suporto mais.

Eu caibo mais em mim.

Sou um recipiente cheio, apenas, e é tudo.


Lembro-me que antes eu transbordava

Quando estavas ao meu lado.

E que te transbordava

quando estava ao teu lado.


Então, quiseste expandir.

Admirei tua ousadia, aplaudi!

Teu recipiente precisou de mais.

E eu não fui capaz de esvaziar-me.


Eu não era mais suficiente para ti.

Partiste faltando algo

E eu permaneci, cheio de mim.

Qualquer coisa hoje pode me transbordar novamente.




AMOR INSACIÁVEL


por Lucélia Santos e Simone Gonçalves

IG: @poetisafalandodeamor e @apoetizar_se


Rendo-me aos teus feitiços 

Entrego-me aos teus encantos

Uma paixão que me devora

Tens o poder de me prender em teu coração


Um amor que fisgou sem piedade

Meus pensamentos à cada momento

És amante em noites de luar

E me guia nas manhãs feito o sol


Por inteira estou a me entregar

Meu coração e cada batimento

E me despir em liberdade

Radiante como um girassol


Entre desejos insaciáveis

Meus lábios buscam os teus

Rendo-me a teu charme e sedução

E a este teu olhar que me puxa para ti




ELADIA ANTONIA CABEZA MILANO


por Breidy Lara Abreu
IG: @breidylaraabreu

Mi Abuela, Eladia Antonia Cabeza Milano

madre de la progenitora de mis días

con el corazón de amor rebosando

te dedico, mi más linda poesía

eres una de las mujeres que más amo

después de la madre mía

porque en mis genes, están los tuyos mezclados

sin ti, mi mundo no existiría.


En el hato “El Estanguero”, estaba escrito y destinado

que su madre, la trajera a la vida

allí fue donde dio sus primeros pasos

en el seno de una hermosa familia

rodeada de sus tres hermanos

Rosa, Dionisio y Delfina

Quintín Cabeza y Doña Juana Milano

en sana paz y en armonía vivían .


No hay amor más grande y sagrado

que el de la madre que nos da la vida

pero a la corta edad de doce años

la muerte infame se la arrebataría

pues su madre, Doña Juana Milano

a la gripe española sucumbía

y teniendo siete meses de embarazo

con un hijo, en sus entrañas moría.


Un trance doloroso, difícil y amargo

para ser asimilado y entendido por una niña

solo con el hecho de imaginarlo

se me parte el corazón en mil astillas

Quintín Cabeza, adolorido y abrumado

se sumergió en el mar de la bebida

mientras que sus cuatro pequeños muchachos

quedaron huérfanos, cual barco a la deriva.


Contaban una historia, en esos campos

que cuando las personas morían

regresaban, a visitar a sus seres amados

al caer la tarde, ya casi muriendo el día

por eso Eladia, con su corazón destrozado

esperanzada y creyendo en la historia oída

todas las tardes vestía a sus hermanos

y a buscar a Doña Juana salían.


Que su madre volviera, a Dios iban rogando

y en una loma cercana a su casa se subían

la noche allí los encontraba esperando

el regreso de una madre, que no vendría

y después de esperar hasta el cansancio

con la vista, inocentemente en lontananza perdida

se abrazaban desconsolados

y llorando, a la casa se devolvían.


Ese episodio triste y desgraciado

se les convirtió en una sempiterna rutina

hasta que ya, convencidos del vil engaño

entendieron, que eso era una terrible y cruel mentira

que cuando los humanos, de este mundo nos marchamos

nunca jamás, regresamos a esta vida!!.


Eladia con todos sus hermanos

se fueron a vivir con una estricta y "arretamada" Tía

Doña Nicolasa, ya que su hermano había enviudado

decidió encargarse de su crianza y tutoría

les enseño a realizar tejidos y bordados

y a ser unas señoritas, educadas y finas

de comportamientos y estilos refinados

Dionisio, en un hombre de trabajo se convertiría.


Cuando eran las fechas festivas en el Pao

las vecinas ricas de Nicolasa, arrogantes exhibían

al frente de sus casas, sus mejores trajes comprados

jactanciosas del dinero que tenían

y la Tía Nicolasa que masticaba y tragaba clavos

inmediatamente a la situación, coto le ponía

en un mesón, frente a su casa colocando

la fortuna en "Morocotas" que poseía.


Las puertas del corazón, de Quintín Cabeza se cerraron

pero una joven llamada "Josefa", de par en par las abriría

producto de ese amor que intentó sanarlo

El Tío Carlos Estanga, la luz de este mundo vería

para Eladia, un especial y querido hermano

que con ella, tantos momentos gratos compartiría

como aquellos, cuando se le aparecía en el Pao

especialmente en los de época decembrina.


Eladia criaba y engordaba, un cochino cada año

esperando de su hermano la visita

quien siempre llegaba con un camión cargado

de telas, ropas y regalos para la familia

quedándose con ella desde el día veinticuatro

hasta que el año viejo, rumbo a los recuerdos partía

pero cuando tenía que marcharse, el Tío Carlos

parecía que con él, se le iba a Eladia la alegría .


Después, con el correr de los años

Quintín, decide conformar otra familia

con una señora, quien también había enviudado

y así es como de la unión de Quintín con “Matildita”

nacen Veda, Nohemí y Darío, los nuevos hermanos

que a la familia se integrarían

personas que crecieron y se multiplicaron

y que conforman este gran grupo de hoy día.


Para Eladia se hicieron eternos esos años

y mucho después de Nicolasa fallecida

con Rosa, Delfina y Dionisio, ya casados

decide que es hora de formar su propia familia

y con Jesús Rafael Abreu, sella los lazos

con la intención de vivir toda la vida

Jesús, un hombre de recursos, preparado y muy versado

Eladia, una costurera de fama reconocida.


La vida siguió, su curso normal en el Pao

Eladia era una mujer de su casa y muy prolija

los hijos, poco a poco fueron llegando

Rafaela, Rosa, Glenda, Jesús, José y María

cada uno con su rol y obligaciones desempeñando

la vida era agradable y muy tranquila

pero en la mente de Eladia se iba gestando

la idea de nuevos senderos y alternativas.


Así fue como un día, según lo acordado y muy temprano

con el Tío José Abreu, a El tigre se mudarían

Eladia consideraba, que era un paso necesario

pues los muchachos, estudiar en otras escuelas requerían

y cada uno, para el futuro se fueran preparando

Eladia continuó, con el oficio que conocía

junto a Glenda, un taller de costura fue organizando

y en ese tiempo nace Judith la consentida.


Transcurridos más o menos dieciocho años

ya el negocio de Eladia y Glenda florecía

el renombre de sus trajes confeccionados

a las fronteras del pueblo de El Tigre trascendían

Jesús Abreu, en "la Bodega La Preferida", con sus muchachos

a todos los sectores, circunvecinos atendían

pero la muerte, que le andaba siguiendo los pasos

se lo llevó, sin darle tiempo ni siquiera a despedida.


En negro luto las mujeres se encerraron

se apagó de un golpe, la alegría de la familia

todos los sueños diametralmente cambiaron

parecía que era un gran túnel, oscuro y sin salida

pero Eladia, se mantuvo fuerte e incólume, cual soldado

que impasible, aguanta bajo la pertinaz llovizna

y con su fuerza y apoyo, fueron sanando

aunque no es fácil, al corazón curar heridas.


Fue cuesta arriba, superar ese otro trago tan amargo

costó mucho retomar el ritmo de la vida

viejas penas, con esta nueva pena se juntaron

pero Eladia, haciendo corazón con las tripas

se sobrepuso asumiendo del timón el mando

y a pesar de las tormentas y neblina

a puerto seguro consiguió llevar su barco

y poner a buen resguardo a su familia.


Eladia, logró ver todos sus sueños realizados

con la satisfacción de corroborar, que la decisión asumida

fue el paso más firme, que pudo haber dado

al mirar orgullosa el progreso de su familia

disfrutó del amor, que todos le profesaron

manifestándole cuanto la amaban y querían

pero los días de Eladia, a su final también llegaron

se fue, así como todos, nos iremos algún día.


Satisfechos estamos Abuela, por tu legado

agradecidos, por tus enseñanzas y sabiduría

orgullosos de ti, por habernos heredado

el coraje para levantarnos; y continuar ante las caídas

no es un cuento, ni un invento, lo aquí expresado

es la verdadera y cruda historia de tu vida

quiero que perdure, aunque transcurran dos mil años

tu ejemplo de lucha y perseverancia, Abuela querida.




NOSSOS COLUNISTAS


Da esquerda para a direita: Sidnei Capella, José Juca e Paulo Brito. Depois Breidy Lara Abreu, Lucélia Santos e Rick Soares. Por último, Stella Gaspar.

94 visualizações9 comentários

Posts recentes

Ver tudo
bottom of page